::: OAXACAES ::: - El toro que me embistió, San Pablo Macuiltianguis
Today: 29.Apr.2017
Martes, 09 Septiembre 2014 00:00

El toro que me embistió, San Pablo Macuiltianguis

Escrito por Senderos
Valora este artículo
(1 Voto)

 

IMG 1079

San Pablo Macuiltianguis.  Desde la ciudad de Oaxaca a dos horas de manejo.  La Sierra Norte al alcance de todos, con sus montañas y bosques para olvidarse de todo, para pensarlo todo o para recordarlo todo...cada quién con su cada cual.

Llego casi al anochecer, por suerte había un poco de luz aún y alcancé a ver la desviación (nota al viajero: después de Ixtlán, después del Llano de las Flores, atentos ahí).  Hay que llegar al centro de la población y preguntar por el comité de ecoturismo, ellos te llevan al Rancho San Pedro, proyecto ecoturístico de la comunidad.

La charla es amena con los guías. El Rancho es prácticamente para mí. La noche es fresca pero no fría. Agradezco de todos modos la fogata porque hablar con el fuego siempre es bueno. No resisto la tentación de asomarme y disfrutar la densa obscuridad del bosque y las estrellas. A dormir.

Amanece. La primera luz del día me invita a salir. Ante mí el bosque que me era invisible en la noche, altos árboles de pino, muy altos, de tronco delgado y bien derechos.  El complejo es grande y me sorprende que no haya nadie, buen lugar para descansar y estar con la familia, la pareja  o los amigos, incluso para trabajar, pues cuentan con un salón para reuniones, todo de adobe y aromática madera.

Exploramos un poco, demasiado tarde me enteré de la existencia de pinturas rupestres y otros atractivos, pretexto y promesa para volver, pero debía ir en busca del toro.  

Regreso a San Pablo, ya es mediodía, domingo de Carnaval.  La música ya empieza a sonar, los caporales se aprestan para soltar sus mordaces versos, pero faltan los toros.  Los danzantes, hombres y mujeres empiezan a llegar con insólitos disfraces, están listos.

De pronto llegan, enormes, pesados, los famosos "toritos serranos". Comienza la faena. Los caporales sueltan sus primeros versos, que describen los mejores chismes del año, es el momento de la venganza a través de la lírica popular, la gente se ríe, sabe de quiénes y de qué se está hablando. Cuando han terminado su ronda comienza la música, repetitiva, hipnótica.  Los danzantes giran dentro del cerco que se ha puesto y los toros esperan.

Atrevidos, confiados, los bailarines se envalentonan, pero de pronto, los toros arrancan y comienzan a perseguirlos. Vueltas violentas, agresivas, quien entra al ruedo sabe que no espera cuartel, el objetivo es provocar y burlar al toro... No siempre lo logran.

Así, una ronda tras otra, caporales y música para la persecución se alternan. Adentro los ánimos se caldean, algunos se lo toman personal.  Los toros embisten, también los danzantes tienen sus estrategias y a veces los toros caen. No es fácil cargar y bailar esos toros.

Fascinado, pierdo el sentido de la prudencia.  Me acerco buscando un mejor tiro. Me distrae la curiosidad buscando a la mujer de antifaz. Error. Una buena pelea que lleva un buen rato, el toro ve la oportunidad y embiste con fuerza, yo estoy en la trayectoria y distraído en el objetivo de mi cámara.  De reojo le veo venir. Los bailarines me rebasan, apenas alcanzo a entender y reacciono. El toro pasa rozándome, he tenido suerte.

Un poco de tepache refresca mi garganta y ayuda a pasar el sobresalto, la adrenalina me proporciona una intensa sensación y comprendo a los bailarines y a los toros, comprendo plenamente el juego ritual.  Por fin un descanso, los toros al piso, es mi turno, disparo.  Tengo una placa que me gusta, los cachos hacia el cielo azul y los adornos de papel picado multicolor. Soy feliz. Todo ha valido la pena.

 

IMG 1076

 

 

 

IMG 1080

 

IMG 1081

 

IMG 1082

 

IMG 1083

 

IMG 1084

Más en esta categoría: Ventanilla para tu corazón »
Inicia sesión para enviar comentarios
  • Ultimos
  • Popular
  • 0 Oaxaqueños ilustres: versión histórica del registro civil ¿Cuántas…
  • 0 Hablar de Josafat Gómez, es hacer referencia a…
  • 0 Hablar de Josafat Gómez, es hacer referencia a…
  • 0 Oaxaqueños ilustres: versión histórica del registro civil ¿Cuántas…
  • 0 Hablar de Josafat Gómez, es hacer referencia a…
  • 0 Hablar de Josafat Gómez, es hacer referencia a…
joyeria02