::: OAXACAES ::: - La isla que no estaba ahí: Soyaltepec
Today: 23.Jun.2017
Martes, 06 Enero 2015 00:00

La isla que no estaba ahí: Soyaltepec

Escrito por Senderos
Valora este artículo
(1 Voto)

De hecho no es solo una isla. Decenas de islotes sobresalen sobre la Presa Miguel Alemán, en la región del Papaloapan y entre ellas, Soyaltepec es la más grande, pero hace sesenta años no estaba ahí.

 

Producto de una decisión de política pública en la década de los cincuenta del siglo veinte, la fuerza del Papaloapan fue volcada en esa zona inundando cuatro municipios. Algunas mujeres y hombres no se fueron y amanecen hoy rodeados de agua.

 

Bajo el agua quedaron también los campos testigos de las batallas de Porfirio Díaz contra los franceses y también las tumbas de algunos que aún hoy se niegan a olvidar. Esa historia es una gran historia que no contaremos hoy aquí.

Hoy, las garzas sobrevuelan esa zona, como si siempre hubiera sido así. Algunos pobladores crían tilapia, muy pocos sonidos interrumpen un silencio especial.

43

El plan consistió en salir muy temprano desde San Pedro Ixcatlán, atravesar en lancha ese cuerpo de agua, acostumbrar a tu mente y a tus sentidos para entender que estás en un lugar desconocido.

Atracamos en un pequeño embarcadero, acordamos el regreso y el lanchero se fue. Solo quedaba subir, subir y subir, entre barro y piedras. Minutos más tarde, después de un umbral natural creado por dos enormes piedras, entramos a la calle principal del antiguo Soyaltepec y que sus pobladores nombran en su lengua: Naxijen, antaño orgullosa cabecera municipal.

36

 

 

Peculiares sus calles cubiertas de pasto. Los animales pastando por aquí y por allá. No ha parado de lloviznar, estoy mojado.

 

El templo es testigo de la soledad del lugar. Silencioso, altivo, orgulloso, en pie desde hace siglos. El vacío frente al templo te llama, inevitablemente tus pasos se dirigen hacia allá, creyendo saber lo que vas a ver.

32

 

Lo cierto es que no, no te imaginas lo que verás. Una inmensidad de agua se ofrece a tu mirada, decenas, centenas de pequeñas manchas verdes salpican todo ese horizonte. La frontera con la tierra firme también.

 

El Cerro Rabón sobresale a ratos entre las nubes, ese cerro que nos espera con sus grutas y secretos, también, sobre la misma presa, a unos minutos más por agua o a una hora y media sobre carretera, se encuentra Cerro Quemado o Mil Islas, con espacios para el viajero también.

46

 

Sentado en la orilla, contemplando toda esa belleza, pienso que, algún día, espero no muy lejano, volveré.

39

 

Inicia sesión para enviar comentarios
  • Ultimos
  • Popular
  • 0 Oaxaqueños ilustres: versión histórica del registro civil ¿Cuántas…
  • 0 Hablar de Josafat Gómez, es hacer referencia a…
  • 0 Hablar de Josafat Gómez, es hacer referencia a…
  • 0 Oaxaqueños ilustres: versión histórica del registro civil ¿Cuántas…
  • 0 Hablar de Josafat Gómez, es hacer referencia a…
  • 0 Hablar de Josafat Gómez, es hacer referencia a…
joyeria02